Tuesday, January 09, 2007

La hora peor de mi vida

La hora peor de mi vida

Era el fin de un día bello del verano. Mis dos amigos y yo acabábamos de instalar nuestro campamento en la playa y estaba a punto de empezar cocinando nuestra cena. El sol estaba apenas baja y el ocaso estaba lindo. "Adiós, sol!" llamamos mientras ondeamos a nuestro amigo celestial. Entonces, mientras mirabamos por el océano hacia el oeste, un helicóptero de la guardia de la costa voló en vista. Volaba bajo por la playa y se acercó nuestro campamento y empezó a flotar. Mis amigos y yo nos miramos el uno al otro y nos preguntamos porqué el helicóptero parecía tan interesado en nosotros. Precisamente entonces, una voz sonó a nosotros de un megáfono en el aeronave. " ¡ Atención!" la voz retumbó. "¡Se espera un mar de fondo en diez minutos! ¡Evacue la playa inmediatamente!" Entonces el helicóptero voló afuera, abandonando nosotros allí en un estado de susto.

Como usted pueda imaginar, nosotros estababamos muy desconcertados. Al principio pensé que he entendido mal la voz del helicóptero. Volví a uno de mis amigos y lo pregunté,. "¿Nos dijo ‘mar de fondo’?" Podría discernir por el aspecto en su cara que había oído la misma cosa. "Es solo un chiste en nosotros" mi otro amigo dijo. La falta de convicción en su voz lo hizo aclara que no creyó este ninguno más que yo. "Porqué harían algo como eso?" pregunté. Los tres de nosotros volvieron y miraron por encima de las olas hacia el horizonte mientras la realidad de la situación nos grabó en la memoria.

Habíamos hecho nuestro campamento aproximadamente una milla del paraje donde la vereda llevó a la playa. Aun bajo las condiciones mas buenas tomaría por lo menos media hora condensar todo de nuestro equipo y hacer la marcha por la playa al sendero. Entonces tendríamos que hacer una caminata arriba el sendero empinado por lo menos otro veinte minutos a llegar a tierra bastante alta para estar seguro. En otro palabras, teníamos diez minutos (según el hombre en el helicóptero) hacer casi una hora de andadura. Aun si abandonamos todo de nuestras cosas y corrimos toda la distancia, tomaría más de diez minutos. Hacer asuntos más peor, el sol acababa de ponerse y empezaba a llegar oscuro. Me encontré en el poder de un pánico frío.

De repente saltamos en acción. Empezamos a agarrar todo que podíamos y tiramos todo en nuestros líos. Entonces empezamos a andar tan rápido como podríamos por la playa, todo el tiempo vigilando cuidadoso el océano. ¿Un mil preguntas voló por la mente: ¿Cómo parece un mar de fondo? ¿Cuánto rápido se mueven? ¿Cuánto alto tenemos que subir estar seguro? ¿Porqué no hacía el helicóptero detiene a recogernos? ¿Cómo se siente a ahogar?

Eventualmente llegamos al sendero y subimos a tierra alta. Para entonces estaba completamente oscuro y no podíamos ver nada. Nos sentamos y escuchamos al océano por espacio de lo que pareció a nosotros ser mucho tiempo. Después de varias horas decidimos que el peligro ha terminado. No habría ningún mar de fondo, pero supimos que nuestra excursión del campamento acaba. Hicimos una caminata de tres millas en el oscuro por el bosque a donde el coche estaba estacionado y fuimos a casa. En el viaje a hogar oímos por la radio ha habido un aviso del mar de fondo y que se habían evacuado varios pueblos a lo largo de la costa. Cuando la ola finalmente alargó a la orilla, sin embargo, estuve solamente tres pies de altura.

Post a Comment